ALERGIA A LOS POLENES

 Los pólenes son unas partículas de tamaño microscópico que produce la parte masculina de las planta (estambres), su misión es fecundar la parte o flor femenina para formar el fruto. Cuando el pólen es transportado por el aire y entra en contacto con las personas alérgicas al mismo se produce la reacción alérgica, que puede manifestarse de la siguiente manera:

  • Rinitis: Picor (o prurito) nasal, estornudos en salvas, moqueo generalmente líquido y obstrucción nasal.
  • Conjuntivitis: Picor ocular, lagrimeo y enrojecimiento ocular.
  • Asma Bronquial: Tos, dificultad para respirar, sibilantes (pitos en el pecho) y opresión torácica.

Pólenes más importantes que pueden producir alergia en nuestra zona:

CIPRES

Entre las cupresáceas, el más importante desde el punto de vista alergológico es el Ciprés Arizónica. La alergia a este pólen está en aumento debido al uso de esta especie como seto en viviendas y urbanizaciones.

Poliniza en invierno, alcanzado los picos máximos entre los meses de Febrero y Marzo.

OLIVO

Entre las cupresáceas, el más importante desde el punto de vista alergológico es el Ciprés Arizónica. La alergia a este pólen está en aumento debido al uso de esta especie como seto en viviendas y urbanizaciones.

Poliniza en invierno, alcanzado los picos máximos entre los meses de Febrero y Marzo.

GRAMÍNEAS

Incluye muchas especies, entre ellas los cereales cultivados, las hierbas que forman el césped y todas aquellas hierbas que suelen tener espiguillas (ballico, grama, dactilo, fleo, etc.).       Es el polen que más alergia produce en nuestra zona, también en el resto de España. El periodo de polinización oscila según las especies y las condiciones climatológicas, pero es de Abril a Julio cuando se alcanzan los niveles de granos suficientes (10-50 granos/m3 de aire) para inducir síntomas.

CHENOPODIACEAS

Existen dos géneros de importancia alergológica, Chenopodium (Cenizo) y Salsola (rodamundos, malvecino, salicores, trotamundos, etc.). Su periodo de polinización es al final del verano (Agosto-Octubre). Las personas alérgicas a uno de ellos lo son también al otro ya que tienen reactividad cruzada (es decir comparten alergenos comunes).

PLÁTANO DE SOMBRA

Es un árbol muy frecuente las calles de nuestras ciudades. Tiene interés alergológico en ciudades donde sus niveles de polinización son muy altos (como en Madrid). Tiene la polinización entre los meses de Marzo y Abril.

TRATAMIENTO

El tratamiento de estas alergias (al igual que otras muchas) se basa en 3 pilares:

Medidas de evitación:

La exposición a los pólenes es difícil de evitar debido a que se encuentran en suspensión en la atmósfera. Las siguientes medidas pueden ayudar algo a mitigar los síntomas de los pacientes alérgicos durante el periodo de polinización.

  1. Conocer al pólen al que es alérgico y su época de polinización. Para ello pueden consultar los niveles de pólenes que se dan en primavera en el teletexto de las principales cadenas, en los periódicos locales o en internet (www.polenes.com).
  2. Los días de viento, secos y soleados son los peores por su mayor concentración de polen. Si es posible evitar las salidas al campo en esos días. Durante la lluvia el pólen es “lavado” de la atmósfera y no hay problemas aunque antes de una tormenta aumenta notablemente el número de pólenes.
  3. La concentración de pólen es menor dentro de los edificios y cerca del mar. Si puede, planifique sus vacaciones según esto.
  4. Durante la época de polinización: – Mantenga las ventanas de su habitación cerradas. – Viaje con las ventanillas del coche cerradas. – Utilize gafas de sol para evitar el contacto del pólen con sus ojos.
  5. Los niveles de pólenes son más intensos a primera hora del día y última de la tarde (evite salir y ventilar la casa a esas horas).
  6. Las mascarillas (FFP2 y mascarilla 3M) así como los filtros nasales NOSK son útiles al salir al aire libre.
  7. Tenga en cuenta que durante la temporada de polinización usted será más sensible a otros estímulos como: catarros, irritantes ambientales (polvo, humo, insecticidas, olores fuerte, etc.) y a esfuerzos físicos.

Tratamiento sintomático:

Consiste en el uso de medicamentos para aliviar los síntomas del paciente. Comprende el uso de antihistamínicos (algunos producen sueño, si conduce o trabaja con maquinaria adviértaselo a su alergólogo), sprays nasales (no usar descongestionantes nasales que producen efecto rebote), gotas oculares, inhaladores broncodilatadores y antiinflamatorios para los bronquios, etc. No curan la enfermedad pero ayudan a sobrellevar los síntomas en la época de polinización.

Inmunoterapia (Vacunas alergénicas):

La inmunoterapia con extractos alergénicos consiste en la administración creciente del alergeno al que el paciente tiene alergia. Es el único tratamiento capaz de cambiar el curso natural de la enfermedad alérgica y por tanto de curarla. Es muy aconsejable usarla cuando hay asma bronquial o cuando la rinoconjuntivitis es intensa, dura mucho tiempo o no responde bien al tratamiento sintomático. Los estudios que se han realizado han demostrado que puede prevenir el paso de rinoconjuntivitis a asma bronquial. Es un tratamiento de eficacia demostrada y como tal ha sido reconocido por la OMS. Debe ser prescrita siempre por un alergólogo y administrarse bajo la supervisión del mismo. Para que su eficacia sea duradera debe mantenerse entre 3 y 5 años. La inmunoterapia más conocida, la subcutánea, consiste en la administración por vía subcutánea (inyecciones en el brazo) de dosis semanales, al principio, que luego se van espaciando hasta hacerse mensuales. Existen vacunas que solo se administran 4-5 dosis antes de la primavera.  Su alergólogo comentará con usted las ventajas de cada una y elegirá la más adecuada en su caso. Las reacciones adversas más frecuentes son las locales (hinchazón y enrojecimiento en el sitio de inyección), suelen ser leves y fácilmente superables ajustando la dosis. Reacciones generalizadas (urticaria, rinoconjuntivitis, asma y anafilaxia) son poco frecuentes y cada día más raras con los nuevos extractos de que se dispone en la actualidad.

Existen vacunas sublinguales que han demostrado ser también eficaces, aunque como norma suelen ser más eficaces las inyectadas. Las sublinguales se suelen usar en niños, personas que no pueden desplazarse a un centro médico o aquellas que no toleran bien las inyectables. Se administran en casa y son muy raras las reacciones adversas, cuando las hay suelen ser muy leves y pasajeras. Recientemente se han comercializado unas vacunas en comprimidos que se administran debajo de la lengua  para alérgicos a polen de gramíneas. Con frecuencia producen picor en la boca pero generalmente son bien toleradas y no es preciso suspender el tratamiento.

© 2021 Doctor Galindo. Todos los derechos reservados 

Policlínica El Prado
C/ Diego de Almagro, 5
13002 Ciudad Real

926 22 79 11 – 926 21 47 15

Horario de consulta: Tardes  
(previa petición de hora)

© 2021 Doctor Galindo. Todos los derechos reservados