DERMATITIS ATÓPICA

Se considera como una manifestación más de una tendencia constitucional al desarrollo de procesos denominados “atópicos” (ó alérgicos) como son la rinoconjuntivitis alérgica, el asma alérgico y la alergia alimentaria. Afecta especialmente a niños, a partir de los pocos meses de vida, pero puede aparecer a lo largo de la infancia e incluso en la vida adulta. El curso suele ser crónico (síntomas continuos) o cursar a brotes que alternan con periodos sin afectación cutánea. Suele desaparecer con la edad pero a veces recidiva al cabo de unos años y otras aparece en la adolescencia o en la edad adulta.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS
Se manifiesta con los siguientes síntomas o signos cutáneos:
• Prurito cutáneo (picor): Es un picor crónico que induce a rascarse, a veces de forma compulsiva.
• Lesiones tipo eczema: La piel se pone enrojecida, con vesiculitas, áspera y a veces con costras. Las regiones afectadas pueden variar con la edad de afectación. En lactantes afecta especialmente a la cara, los brazos y las piernas (por su cara externa principalmente) y a veces al tórax. En los niños se afectan más los pliegues, especialmente el cuello, detrás de las rodillas y en el hueco del codo. En esos sitios la piel suele engrosarse y picar mucho. En los adolescente y adultos también se afectan los pliegues pero puede afectar a cualquier parte del cuerpo.
• Liquenificación (piel engrosada): La piel se vuelve gruesa, áspera como formando placas de coloración rosada brillante. Se ve más en niños y adolescentes que en lactantes.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se hace por los síntomas y al ver las lesiones de la piel. 

TRATAMIENTO

     Es importante que el paciente y su familia sepan el curso y el pronóstico de la enfermedad. El tratamiento se basa en 3 pilares:

Tratamiento de los Factores Desencadenantes y Agravantes:

     Es muy importante mantener la piel bien hidratada y evitar el rascado. Deben detectarse factores agravantes como alergias alimentarias, ambientales, etc.

  • El baño se aconseja 2 ó 3 veces en semana con agua templada, usando un gel de avena, también es conveniente añadir al agua un aceite para pieles atópicas, aunque también sirve añadirle un vaso de leche y dos cucharadas de aceite de oliva. Se puede bañar a diario pero hidrantando bien la piel después.
  • Evitar la ropa muy ajustada, el sudor y las prendas de lana o sintéticas, mejor de algodón. Lavar la ropa con un detergente suave, evitando lejias y suavizantes.
  • Es importante evitar el rascado, para ello mantener la piel bien hidratada, usando las leches hidratantes tras el baño con la piel todavía húmeda.
  • Evitar las temperaturas altas y el sudor asi como el frío y el ambiente muy seco.
  • Los baños de sol y de mar son muy buenos, debe evitarse estar mucho tiempo en la piscina ya que el cloro irrita la piel.
  • Debe estudiarse si hay alguna alergia a sustancias ambientales (pólenes, animales, ácaros, etc.) para evitar su exposición.
  • En algunos casos, especialmente en niños pequeños, existe una alergia alimentaria, saber a que alimentos se es alérgico para evitarlo puede mejorar la dermatitis.

Tratamiento Tópico

Es muy importante mantener la piel bien hidratada con emulsiones o leches hidratantes. Deben usarse a diario, especialmente tras el baño y sobre todo en épocas de frío y sequedad ambiental.

El uso de corticoides en cremas en la fases agudas son necesarios, deben usarse bajo vigilancia médica que indicará cuales son los más idóneos buscando siempre un equilibrio entre potencia y efectos secundarios. Actualmente existen cremas que no contienen corticoides y pueden ser de utilidad, especialmente cuando los corticoides se precisan mucho tiempo o en zonas muy extensas del cuerpo. Recuerde que el abuso de los corticoides en la piel pueden producir efectos secundarios, especialmente adelgazamiento de la piel.

Tratamiento Sistémico:

– Los antihistamínicos son muy importantes para aliviar el picor de la piel y evitar el rascado. 

– Los corticoides por vía oral o inyectados solo deben usarse en casos severos y el menor tiempo posible por sus efectos secundarios.

© 2021 Doctor Galindo. Todos los derechos reservados 
© 2021 Doctor Galindo. Todos los derechos reservados 

Policlínica El Prado
C/ Diego de Almagro, 5
13002 Ciudad Real

926 22 79 11 – 926 21 47 15

Horario de consulta: Tardes  
(previa petición de hora)